CONVIERTE UNA CAJA EN UNA CANASTA DE ALMACENAMIENTO

Reduce-reusa-recicla

Si alguna vez has comprado algo por Internet, ido de compras a un supermercado mayorista o te has mudado, seguramente te preguntaste: “¿Y ahora qué hago con todas estas cajas vacías?”. Botarlas es la idea menos ecológica, pero sabes que necesitas el espacio que ocupan para otros fines. ¡Que no cunda el pánico! Quédate con un par y reúsalas. Las cajas de cartón son versátiles y puedes transformarlas en centenares de nuevos objetos y accesorios.

Hoy una simple caja de cartón dejará atrás su vida pasada para convertirse en canasta de almacenaje completamente hecha en casa con tus propias manos. Muy útil para el hogar.

¿Qué necesitas?

  • Cualquier caja de cartón cuadrada que tengas. Las rectangulares o muy largas no funcionan para el efecto de profundidad media que deseamos.

  • Soga rústica. Si no eres fanático de este material, puedes escoger otro que te guste más. Como cinta de colores o lana, pero toma en cuenta que quizá no se conserven tan bien como una cuerda.

  • Pistola de goma caliente y tres palitos de goma, por lo menos. La cantidad de palitos dependerá de la forma en la que distribuyas la goma a lo largo de la caja y soga.

¿Cómo lo haces?

  1. Corta las solapas de la parte superior de la caja para que permanezca abierta siempre.

  1. Empieza a enrollar la caja con la soga, cinta o lana. Desde abajo hacia arriba.

  2. Puedes forrar el interior de tu nueva canasta con tela o puedes dejarla al descubierto, como prefieras.

¡Listo! Ahí lo tienes. Reducir, rehacer y reciclar te tomó menos de 15 minutos y te acabas de regalar una nueva canasta en la que podrás guardar lo que quieras. ¡Bien hecho!